El orden del tiempo

¿Qué es el tiempo? ¿Hasta qué punto lo entendemos? ¿Existimos en el tiempo o el tiempo existe en nosotros? ¿Por qué recordamos el pasado y no el futuro?

Carlo Rovelli, autor de El orden del tiempo

Entonces Rovelli nos saca de la confortable y predecible física clásica de un empujón para meternos de lleno en la extraña e incierta física cuántica. Ahí, cuando aún estamos descolocados, niega la mayor: el tiempo, como tal, es una ilusión. Sí, lo hemos oído antes, pero… realmente no existe. Vemos cómo físicos y filósofos fueron resquebrajando la idea del tiempo lineal, y cómo los primeros experimentos terminaron de sepultarla para siempre. Desde que a mediados del siglo pasado se pusiera un reloj de precisión en un avión a reacción, y se comprobara que para este el tiempo pasaba más lento que para otro avión que se quedó en tierra… ya nada fue igual. Hay calor, hay entropía, hay cambio. Pero no hay tiempo como lo solemos entender. No hay un constante fluir universal, no hay un mismo presente para todos.

El autor nos acerca magistralmente a este mundo sin tiempo, y cuando empezamos a llenar nuestro cerebro de un siglo de nueva física, da un giro al volante hacia las humanidades, para meternos en las profundas implicaciones filosóficas que tiene una idea semejante. Rovelli suele reivindicar en las entrevistas que ciencias y humanidades dejen de ofrecerse a los estudiantes como dos castillos distantes, y leyendo este ensayo, entendemos por qué.

Pese a lo que pueda parecer, este es un libro completamente accesible para quienes, como yo, tenemos muy poca idea de física. Sólo hay un par de pasajes que pueden ser áridos, y que el propio autor recomienda saltarse a los más profanos. Es además honesto, nos aclara cuando nos cuenta hechos refutados, asuntos aún polémicos o especulaciones. El orden del tiempo es divulgación de primer orden, y un ejemplo perfecto de cómo el ensayo puede ser tan lúdico y con tanto sentido de la maravilla como la mejor ciencia ficción. Y es que nos habla de algo mucho más asombroso de lo que creíamos antes de abrir el libro. El cambio al que llamamos tiempo, es tanto el motor del universo, como lo que permite dotar de sentido a nuestras vidas.

No está mal para un libro que no llega a las doscientas páginas.

¿Sabían que el actor Benedict Cumberbatch leyó el anterior libro del autor para su papel de Dr Strange, y le gustó tanto que se ofreció a narrar el audio libro de el Orden del Tiempo? Así es, el audiolibro anglosajón de este título está narrado por el mismísimo doctor Extraño.